Cosecha

Recolectar las Pitayas

Primero nos aseguramos de elegir las mejores pitayas y removemos las espinas.

Limpiar y separar semilla

Después partimos las pitayas a la mitad, extraemos la pulpa y separamos la semilla por medio de un proceso de filtración.

Extraer el aceite de la semilla

Una vez seca, la semilla es prensada en frio con una máquina diseñada específicamente por Sonora Silvestre para trabajar la semilla.

Resultado Final

Así extraemos el aceite para después envasarlo. ¡Y todo de la forma más natural posible!

DESIERTO

DE SONORA

El Desierto de Sonora tiene la particularidad de contar con cinco estaciones a lo largo del año; los veranos son tan largos que se dividen en "seco" y en "húmedo". Además, se encuentra rodeado por el Mar de Cortez hacia el poniente y por las montañas de la Sierra Madre Occidental hacia el oriente. Esta combinación única de factores tan peculiares lo convierte en el desierto con mayor diversidad biológica del mundo, dando origen a múltiples especies entre las que se encuentra el pitayo dulce.

PITAYO

DULCE (Stenocereus Thurberi)

El pitayo dulce (Stenocereus Thurberi) es una cactácea que solo crece en el maravilloso Desierto de Sonora. Toma alrededor de 25 y 30 años en empezar a dar frutos, y más de 100 años para llegar a su maduración. Como no existe intervención humana durante su crecimiento, el pitayo dulce se enriquece exclusivamente de los nutrientes de la lluvia y la misma tierra. La dispersión de sus semillas corre a cargo de murciélagos hembras que se desplazan por más de 1,200 km a lo largo del corredor del néctar.

SUS

FRUTOS

Sus frutos, llamados pitayas, son dulces y de un hermoso color sangre. Las etnias nativas de la región no solo la comen, también usan la pitaya para rituales religiosos. Nosotros descubrimos el secreto mejor guardado de la semilla de pitaya: sus bondades para la piel.